fbpx
sábado, 26 noviembre 2022
spot_img
spot_img

Entrevista a Juan Ignacio Ruiz de la Muela Gómez – Revista AD’IP N.º 45

REVISTA AD’IP N.º45 – ABRIL 2021 

SECCIÓN INTERESA AL PROFESIONAL – FORMACIÓN DE NUEVOS PROFESIONALES

Juan Ignacio Ruiz de la Muela Gómez

Arquitecto Técnico por la Universidad de Granada – Profesor Jefe del Departamento de Edificación y Obra Civil en el IES LA ROSALEDA – MÁLAGA

“AD’IP Asociación Española creo que tiene los resortes para ayudar a dar solución de manera integral y a nivel estatal

Es Arquitecto Técnico, titulado en 1993 en la Universidad de Granada. Los primeros años como titulado estuvo trabajando como profesional libre, en diversos estudios de arquitectura y en una constructora. Desde el curso 1996/1997 es docente de FP, en la familia profesional de Edificación y Obra Civil, y ha impartido clase en Institutos de Cuenca, Ciudad Real, Huelva y Vera, dando el CFGS de Desarrollo y Aplicación de Proyectos de Construcción. Actualmente ocupa su puesto de docente en el IES La Rosaleda de Málaga, en el que cumple ya 10 cursos, y donde imparte clase en el CFGM de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación. En este centro ha ocupado los cargos de Jefe de Estudios Adjunto, Coordinador Dual de centro y Coordinador Dual del ciclo de Grado Medio de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación. Durante tres cursos académicos fue coordinador de un proyecto Erasmus+ en el que colaboraron con el Instituto Berufliches Schulzentrum de Leonberg, en Alemania. Desde el actual curso, es Jefe de Departamento de Edificación y Obra Civil. Ha sido profesor de distintas materias, pero en los últimos años los módulos profesionales que imparte son Particiones Prefabricadas y Organización de los Trabajos de Interior, Decoración y Rehabilitación.

 

Instituto-la-rosaleda-Ignacio-Ruiz-de-la-Muela-primer-plano-¿Cómo fue ese momento de cambio en el que llega a la docencia desde el ejercicio de la profesión de Arquitecto Técnico? ¿qué es lo que más le han podido enriquecer profesionalmente estos años de profesor?
-Cuando acabé mis estudios estábamos inmersos en la crisis de la construcción del 92, el trabajo entonces era escaso y muy inestable, así que estaba abierto a cualquier oportunidad que se me presentara. Fue un amigo que, preparando las oposiciones de profesor para Castilla La Mancha, me dijo: “¿Oye, sabes que tú puedes presentarte también? Han salido plazas de tu especialidad”. Así que no me lo pensé y me planté en Guadalajara a hacer los exámenes. Aunque no saqué plaza si tuve la oportunidad de empezar como interino en Cuenca. Me gustó tanto la experiencia que decidí presentarme a todas las convocatorias que salieran hasta que en 2010 tuve plaza definitiva en Málaga.
La verdad es que me siento muy a gusto como profesor. Lo que hizo que apostara por esta profesión fue descubrir mi verdadera vocación como docente. Profesionalmente me ha enriquecido mucho porque tengo contacto diario con otros profesionales, Arquitectos, Ingenieros, Arquitectos Técnicos, que comparten su labor conmigo. Además, mi trabajo me permite tener un contacto fluido con diversas empresas del sector a través de la Formación en Centros de Trabajo, donde el alumnado finaliza sus estudios; y a través de visitas y colaboraciones que realizamos con fabricantes, laboratorios, almacenes y distintas constructoras.

 

-Nos comentaba que hace tres años fue convocado por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Granada porque, junto a otros profesionales, se les entregaba una placa conmemorativa por los veinticinco años que celebraban de profesión. En esa reunión y comida con antiguos compañeros de promoción seguro que, si hubiera tenido la oportunidad de asistir, además de las experiencias personales, en esa reunión se hubiera podido compartir muchas experiencias del terreno profesional ¿Cómo le ha ayudado en la docencia el seguir manteniendo ese enlace con la Profesión de Arquitecto Técnico y seguir ejerciendo como profesional libre para enfrentarse a la labor de aportar conocimiento a jóvenes?
-Pues así fue como indica, lamentablemente no pude asistir a la comida por temas personales y laborales, pero le aseguro que ciertamente me hubiese encantado haber estado allí y compartir esas experiencias con antiguos compañeros. Mi dedicación al ejercicio libre la fui dejando poco a poco para dedicarme íntegramente a la enseñanza. De todas formas, sí sigo manteniendo un contacto con el Colegio asistiendo a algunos cursos que se han impartido, a través de sus publicaciones, como la revista Alzada y Cercha, su página web, el correo y las redes sociales. Es cierto sin duda que mis experiencias profesionales en la calle siempre me han servido de ejemplo en muchas de mis clases.

 

“Una puesta en común a nivel de centros de todo el estado español ayudaría a compartir experiencias y buenas prácticas”

 

-Después de un recorrido por varias provincias y por dos autonomías distintas, además de la información que desde el contacto con otros docentes pueda tener, ¿cree que hay mucha diferencia en la Formación Profesional, en el campo de la construcción, que se imparte en los diferentes Centros de todo el estado español? ¿Cree que sería necesaria una mayor puesta en común desde los propios Centros además de la que desde las distintas administraciones puedan tener?
-Desde mi experiencia docente no he notado grandes diferencias de unos centros a otros en los que he estado. Si es cierto que aquellos que tradicionalmente han sido institutos de FP y que actualmente tienen una oferta más completa el peso de este tipo de enseñanza es mayor. Como referencia en FP siempre tenemos a los centros del País Vasco, yo he podido asistir a charlas de compañeros que trabajan allí y creo que tenemos que aprender mucho de ellos en cuanto a dotaciones y colaboración con las empresas. También desde el punto de vista de las administraciones me consta que en esta comunidad la Consejería de Educación y la de Trabajo y Empleo colaboran muy estrechamente, tema este que lo considero fundamental para mejorar en la formación, no sólo de nuestros jóvenes sino también en la de los propios trabajadores que ya estén con empleo o sin él.
Considero la colaboración en todos los ámbitos, como un aspecto clave en el progreso y mejora de la sociedad. Por supuesto una puesta en común a nivel de centros de todo el estado español ayudaría a compartir experiencias y buenas prácticas que ahora mismo desconocemos y que seguro están resultando exitosas. De esta manera no sólo ganaríamos tiempo evitando prácticas infructuosas, sino que nos permitiría un mayor conocimiento de recursos materiales y didácticos que podríamos aprovechar. Esta retroalimentación de centros ayudaría sin duda a la mejora de nuestras enseñanzas y permitiría tener una voz común como representación ante otras administraciones, organismos o asociaciones.

 

-En diciembre de 2013, bajo la iniciativa cultural de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y de la Fundación Especial Caja Madrid, tuvo la oportunidad de visitar las obras de restauración de la iglesia del Santo Cristo de la Salud de Málaga, junto a sus alumnos del Ciclo de Acabados de Construcción. Al finalizar, los profesores comentaron que había sido una visita muy interesante y una ocasión única poder subir al gran andamio de la nave central, ¿Cómo recuerda éste o cualquier otro momento que pueda comentarnos en el que los alumnos tienen la oportunidad de acercarse de esta forma a la realidad de una profesión para la que a lo mejor no llegan a poder percibirla nunca de esa misma forma desde un pupitre?
-Desde nuestro centro, el IES La Rosaleda, siempre intentamos promocionar este tipo de actividades en las que el alumnado no sólo aprenda en el aula, sino que tenga la oportunidad de salir fuera y abrir su campo de aprendizaje al exterior, empezando por su entorno. De las múltiples visitas que como profesor he hecho con mis grupos no recuerdo ninguna en la que el resultado no hubiese sido satisfactorio o más que satisfactorio. De hecho, los estudiantes agradecen siempre este tipo de actividades que nos permite ampliar la visión ya no sólo profesional sino también personal. El hecho de que el mismo tema además te lo cuente otro profesional que está trabajando fuera, hace que adquiera todavía más credibilidad y quede grabado en nuestra mente como una experiencia difícil de olvidar. ¿Quién no recuerda las excursiones que hizo en el colegio? Concretamente esta visita de la iglesia del Santo Cristo de la Salud fue una experiencia única ya que dudo que en mucho tiempo se vaya a tener la oportunidad de ver la restauración de su cúpula y explicada “in situ” por los profesionales que allí trabajaban. Lamentablemente este tipo de iniciativas las tenemos actualmente más limitadas por el tiempo de pandemia que vivimos, pero aun así este curso hemos podido realizar una visita cultural por lugares históricos de interés en Málaga culminando con la visita a las cubiertas de la Catedral.

 

Instituto-la-rosaleda-Ignacio-Ruiz-de-la-Muela-Erasmus+
Vivencia, el 30 de enero de 2015, Erasmus +, en Alemania
-Durante tres cursos académicos tuvo la responsabilidad y privilegio de ser coordinador de un proyecto Erasmus+ en el que colaboraron con el Instituto Berufliches Schulzentrum de Leonberg, en Alemania. En el año 2015 tuvo la oportunidad de participar en la presentación de un proyecto conjunto de Erasmus+ “Comparativa del Aislamiento Térmico entre Alemania y España”. Ante la gran curiosidad que estoy seguro que ya se nos ha despertado a todos al leer el título de este proyecto, ¿Podría ampliarnos la información de cómo se inicia, cuál ha sido su desarrollo y, sobre todo, a qué datos, conclusiones y nuevas propuestas pudieron llegar?
-Este proyecto comienza por iniciativa de mi colega Walter Söhner, profesor de los “estucadores” en Berufliches Schulzentrum de Leonberg. Atraído por los proyectos Erasmus+ este profesor contactó con nosotros porque estaba interesado en llevar adelante un proyecto conjunto con un instituto español que tuviese una rama parecida a la de ellos. Contactó telefónicamente conmigo y accedimos a participar pues nos interesaba el tema y la experiencia. El proyecto duró tres años y en estos hubo intercambio de alumnos españoles y alemanes durante 15 días, tanto en Málaga como en Leonberg, donde participábamos en actividades académicas y culturales. Los resultados fueron muy satisfactorios para ambas partes, nos sirvió para contrastar los dos sistemas educativos; para conocer la realidad del sector de ambos países; tuvimos la oportunidad visitar distintas empresas, organismos públicos y privados; nos recibieron las embajadas de ambos países, conocimos los distintos sistemas constructivos que utilizan ambos países y sentamos las bases para futuras colaboraciones. De hecho, cuando terminó este proyecto se inició otro llamado “Eficiencia energética” que coordinó mi compañero Pablo Alarcón y en el que participaron además de nuestros dos centros, un Instituto de Holanda y otro de Suecia. Una de las conclusiones a la que pudimos llegar es que en Alemania nos llevan cierta ventaja en el tema del aislamiento de los edificios ya que se lo toman muy en serio. Pudimos comprobar de primera mano como la instalación del “SATE” está muy generalizada mientras que en España todavía estamos empezando y cómo la carpintería exterior es crucial para la mejora del aislamiento, tema que todavía no adquiere la importancia debida en nuestro país. Aun así, este proyecto nos sirvió para quitarnos ciertos complejos y demostrar que nosotros también tenemos cosas que ofrecer y que podemos hacerlas también como ellos. Fue un aprendizaje recíproco.

 

-Desde su Centro se promociona el Grado Medio de Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación con una pregunta al alumno “¿Buscas una profesión interesante y con futuro?”. Desde AD’IP Asociación Española, como representantes sectoriales a nivel estatal de los Instaladores de Sistemas de Construcción Seca, Falsos Techos, Aislamientos y Revestimientos, existe el convencimiento que es una profesión de futuro y que además tiene una importante necesidad de mano de obra profesional. ¿Cómo cree que se debería de trabajar, tanto desde los Centros como desde la Asociación, para poder mostrar mejor este Perfil Profesional y la salida laboral que tiene?
-Tanto desde los centros docentes como desde la Asociación es siempre necesaria una labor de información y promoción, donde se mejore no sólo la cantidad sino calidad de aquello que se transmite. Con respecto a la juventud, pienso que todavía no llegamos lo suficiente. Con esto me refiero que a lo mejor no estamos utilizando los medios adecuados o los que utilizamos no son suficientes. No estoy seguro de cuál es la clave para llegar a ellos, pero sí creo que deberíamos analizarlo y pensarlo. Su medio fundamental de comunicación hoy en día son las redes sociales (Tik Tok, Instagram, YouTube, WhatsApp…). Nos tenemos que poner en su lugar para así poder explorar verdaderamente cuáles son sus intereses y a partir de ahí poder comunicarnos con ellos de una manera más efectiva. Seguramente tendríamos que escucharlos más o dejarnos asesorar por profesionales que sepan abordar estos temas.

 

“Estoy de acuerdo y comparto esa línea de trabajo de la Asociación… La colaboración y buena comunicación es lo que hace que nuestra sociedad vaya avanzando”

 

-En su Centro están impartiendo los estudios de Técnico en Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación en un modelo de FP Dual, ¿Cómo está siendo esta experiencia?
-Efectivamente este es el tercer año que tenemos el modelo Dual y sale nuestra segunda promoción de alumnos. Sinceramente no está costando mucho. Es una labor ingente la que yo hice en años anteriores y la que actualmente está llevando a cabo mi compañera Ana Sequera. Un esfuerzo no siempre reconocido. La implantación de este modelo presenta ventajas pero también grandes inconvenientes, entre éstos últimos es que de nuestro alumnado que puede tener 16 años y esto tropieza con la legislación a la hora de la incorporación en obra; las plataformas de gestión documental no tienen previsto un perfil de alumno en prácticas o aprendizaje con lo que no se le permite la entrada en obra; las empresas quieren que la alumna o alumno se incorpore con su certificado de prevención de riesgos laborales e incluso con su certificado médico, coste que muchas no están dispuestas a asumir; cuesta mucho la tramitación de la documentación a nivel de la administración y a nivel de empresas; todavía falta una cultura de formación en muchas empresas, viéndolo más como un coste añadido que como una inversión; la Administración educativa obliga al empresario de ahora en adelante a becar al alumnado lo que supone una traba más; la coordinación de los equipos educativos en las evaluaciones supone una dificultad añadida al tener en un mismo grupo alumnado dual y alumnado presencial con lo que aumenta la carga de trabajo en la preparación de actividades y en las calificaciones; el hecho de existir alumnado dual y presencial en un mismo grupo implica una segregación en la que pueden aparecer conflictos entre alumnado por trato desigual o percepción del mismo. Aun así, este año hemos renovado por tercera vez el proyecto dual porque todavía pensamos que las ventajas de ampliar la oferta formativa a nuestros estudiantes; los recursos materiales y formativos que recibimos de empresas como PLACO que se ha comprometido con este modelo; y la retroalimentación que recibimos de las empresas colaboradoras donde realiza las prácticas nuestro alumnado, compensa este esfuerzo.

 

Instituto-la-rosaleda-Ignacio-Ruiz-de-la-Muela
Fachada IES La Rosaleda (Málaga)
-AD’IP Asociación Española está trabajando para poder unir al sector y ofrecer un apoyo conjunto de todos los agentes (Fabricantes, Empresas y Administración) para el mejor apoyo formativo de alumnos en este Perfil Profesional y en su incorporación laboral. El desarrollo de formación específica para la obtención de Certificados de Profesionalidad como la mejor viabilidad de una FP Dual son las actuales vías de trabajo desde la Asociación. Antes le preguntaba por cómo hacer llegar mejor la visión a los jóvenes de este Perfil Profesional, ¿Cómo cree que desde AD’IP Asociación Española se podría seguir avanzando para conseguir ese apoyo conjunto y a la vez superar otras barreras como pueden ser la de la edad (en cuanto a no poder acceder a la obra los menores de 18 años) y la formación necesaria en prevención de riesgos laborales en la FP Dual?
-Estoy de acuerdo y comparto esa línea de trabajo de la Asociación, son muchos los agentes que directa o indirectamente estamos implicados en la formación de nuestros jóvenes. Como ya he dicho antes, la colaboración y buena comunicación es lo que hace que nuestra sociedad vaya avanzando. Yo siento muchas veces que cada uno hace la guerra por su cuenta sin saber que tenemos objetivos comunes. No sólo es recomendable sino necesaria esta interacción entre los distintos agentes, fabricantes, empresas, administraciones y centros educativos. Sin duda pienso que AD’IP Asociación Española, como asociación puede jugar un papel muy importante como canal de comunicación entre todos los implicados y de información y promoción de toda la oferta formativa para que llegue tanto a nuestra juventud como a la población general.
En cuanto a las barreras mencionadas, como ya comenté en la anterior pregunta, son varias y eso sin duda menoscaba el ánimo de los docentes al verse impotentes para solucionar cuestiones que le trascienden. AD’IP Asociación Española creo que tiene los resortes para ayudar a dar solución de manera integral y a nivel estatal a toda la problemática que se plantea en cuanto a la incorporación de nuestros jóvenes en los centros de trabajo.

 

– ¿Cuál suele ser la actual evolución de sus alumnos al terreno laboral una vez que finalizan sus estudios?
-La evolución de nuestro alumnado es muy diversa, así muchos siguen estudiando ciclos de grado superior de la misma familia profesional, otros se han incorporado en empresas de la construcción, también los hay que han encontrado trabajo en almacenes y distribuidores y existe alguno, aunque son los menos, que ha montado por su cuenta su propia empresa. También están los que se incorporan a otra rama laboral.

 

-¿Cómo están superando la pandemia en su Centro y en qué les ha cambiado o cree que será claramente un antes y un después desde la llegada de esta grave situación?
-Sinceramente hemos llevado mejor las clases de lo que esperaba. Dada la situación creía que íbamos a tener muchas más interrupciones y que el confinamiento sería cuestión de días. Las medidas sanitarias adoptadas y el compromiso de todos han hecho que dentro de lo que cabe hayamos podido sortear la situación. Sí es cierto que la división del grupo más numeroso en dos, alternando días presenciales y no presenciales, ha favorecido la seguridad de todos. Este hecho no creo, al menos en mi materia, que haya resultado perjudicial sino más bien hasta beneficioso al poder dar las clases prácticas a un grupo menos numeroso. Sí es cierto que la pandemia nos ha obligado a estar preparados telemáticamente ante la posible suspensión de las clases presenciales. Esto sí ha marcado un antes y un después al obligarnos a los profesores a tener el material preparado en plataformas educativas, lo cual ha facilitado al alumnado a tener un espacio donde encontrar sus temas, actividades y de esa manera establecer un canal de comunicación común con sus profesores.

 

-¿Hay algún objetivo profesional que no querría dejar de tener la oportunidad de vivir y que hasta ahora no haya podido alcanzar?
-Pues me considero una persona afortunada y me veo totalmente realizado en mi trabajo. La docencia es una profesión que me apasiona. No obstante, creo que queda mucho por hacer y eso me sirve de estímulo para seguir trabajando e intentar mejorar. Por ello, todavía se me plantean muchos retos como: la mejora de los espacios y recursos materiales de mi centro; la implantación de más y mejores actividades extraescolares y complementarias; la colaboración y compromiso con las empresas del sector (fabricantes, almacenes, constructoras, instaladores, estudios…); la colaboración con centros de la provincia, de Andalucía, de España y de Europa a través de proyectos Erasmus+; la implementación de medidas que ayuden a la protección medioambiental a través de la construcción sostenible, bioconstrucción, eficiencia energética o gestión responsable de residuos, entre otros y, sobre todo, a ayudar a mis alumnos que tengan la oportunidad de labrarse un futuro profesional que le haga vivir dignamente. Seguro que todavía se me quedan muchos más retos en el tintero que me gustaría abordar. En definitiva, aspiro a ser un buen profesor.

 

Fuente: Revista AD’IP N.º 45 – Extracto de la Sección Interesa al Profesional – Formación de Nuevos Profesionales – Entrevista realizada y dirigida por Jesús Mª Sánchez Traverso – Secretario General de AD’IP Asociación Española.

 







Artículos relacionados

spot_img

últimos artículos