José Luis Palomares Bolaños- El Asociado Opina – Revista AD’IP N.º 43

REVISTA AD’IP N.º43AGOSTO 2020 

SECCIÓN EL ASOCIADO OPINA

 

José Luis Palomares Bolaños

DURPLEI, S.L.

“LA ASOCIACIÓN ES LA SUMA DE TODOS”

En esta sección los Instaladores nos dan su punto de vista sobre lo que ha supuesto para ellos estar asociados y formar parte de AD’IP Asociación Española. Ellos además nos trasmiten, de acuerdo con su opinión personal, el valor que creen que ofrece la existencia de una Asociación que representa a nivel nacional a los Instaladores de Sistemas de Construcción Seca, Falsos Techos, Aislamientos y Revestimientos. Abrimos espacio para comentar dudas, problemas o circunstancias que quieran exponer y trasladar al sector. La presencia del Asociado es fundamental para mostrar quiénes somos y lo que representamos dentro de la Asociación, como venimos manifestando en la nueva sección de Nuestros Trabajos, donde a través de todo tipo de obras y de montajes se puede apreciar de una forma más clara cuál es la realidad de nuestra representación y donde el Instalador cuenta con un marco perfecto a su disposición para mostrarse y trasladar una muestra de sus actuaciones. Al igual que en este nuevo espacio, donde El Asociado Opina y puede mostrar otra parte importante como Instalador, manifestar lo que piensa, le preocupa y afecta.

 

Como gerente de Durplei S.L., una empresa de Madrid con más de 16 años dedicados a la instalación de falsos techos registrables, tabiquería, aislamientos, fachadas ventiladas, pavimentos y revestimientos, me gustaría poner de manifiesto unas situaciones con las que habitualmente nos estamos encontrando.
Como empresa asociada en AD’IP desde hace también unos cuantos años, tengo la seguridad que ayudaré a otros empresarios a que también manifiesten sus experiencias y que, entre todos, ayudemos a poner en marcha iniciativas conjuntas desde nuestra Asociación, para seguir avanzando en defensa de la dignidad de nuestra profesión, de unas instalaciones de calidad y de una competencia leal entre empresas con el cumplimiento de las normas y las exigencias laborales vigentes.
Supongo que, como les pasará a otros empresarios, intento mantener en mi empresa una plantilla de operarios profesionales estable, que me permita acometer adecuadamente el volumen de trabajo que venimos manteniendo. Todos sabemos que en nuestra profesión hay una falta de mano de obra especializada y, como el trabajo no siempre llega con la misma intensidad, he tenido que recurrir a subcontratas en alguna ocasión para poder hacer frente a compromisos de entrega o picos elevados de contratación limitada en el tiempo.
Es aquí donde me he encontrado unas situaciones que realmente son preocupantes.
Resulta que he llegado a tener que disponer de una persona de administración de mi empresa dedicada expresamente a revisar y verificar, uno por uno, cada curso de formación de prevención de riesgos laborales, de cada reconocimiento médico o de cualquier certificado de formación de horas de cursos específicos, debido al gran porcentaje de falsificaciones que he llegado a detectar en este ámbito de las subcontratas de mano de obra.
Hago un llamamiento a esas Plataformas en las que se comparte estos documentos, y que tan útiles resultan para la consulta y puesta a disposición de las contratas de toda la información laboral, que sería muy importante asegurar unos filtros de verificación de toda esta documentación, de forma que nos proporcione una garantía a todos y evite la circulación de documentación fraudulenta. Teniendo en cuenta que estos trabajadores están trabajando en obras con la documentación validada por las plataformas.
Esto me hace seguir avanzando en la consecuencia que ello conlleva. Si yo no hubiera tenido en mi equipo de administración una persona que hiciera saltar la alarma de lo que estaba sucediendo, al localizar la falsificación de estos cursos, o la propia invalidez de los mismos por facilitarlos empresas “vendiéndolos” o por no estar acreditadas para ello engañando a los trabajadores, me veo una persona montada en un toro mecánico o una plataforma elevadora articulada, o manejando una herramienta para la que no está realmente formado, y además con el consecuente riesgo que, por mala suerte, le ocurra algo a él o cause un daño a los demás con los que trabaja y que la documentación no esté en regla o se confirme que no tenía la formación adecuada ¿quién es entonces el responsable? Seguro que os sabéis la respuesta.
Estos casos son demasiado habituales, son la lacra del sector. Para algunos todo vale.
Un paso positivo se abre con la Homologación AD’IP. Una auto exigencia de control interno, y con una importantísima supervisión de un comité técnico externo, que permita un reconocimiento de todo el sector y el poder identificar de forma clara a las empresas que cumplen con un rigor de calidad, profesionalidad y servicio.
Animo a la Junta Directiva que nos representa a todos a seguir por ese camino y a ayudar a que estas situaciones que pongo de manifiesto en este espacio de opinión se vayan afrontando y combatiendo.
He aprendido que hablar y tener relación con empresas de mi competencia, de una competencia que se mueve con las mismas condiciones de legalidad y profesionalidad que mi empresa, y es algo que enriquece y enseña. Al final, nosotros somos los que mejor nos entendemos, tenemos los mismos problemas. Unos problemas de los que nos defenderemos mejor unidos.
Seguimos avanzando sumando.

 

Desde la Asociación seguimos animando a la participación en este espacio.
Si quieres comentar qué ha supuesto y supone para Ti, como Asociado Instalador, el formar parte de AD’IP Asociación Española y por qué ves necesaria la existencia de esta Asociación, o quieres trasladar un comentario o alguna circunstancia concreta sobre la profesión, envíanos un correo electrónico a adip@adip-as.com y podrás hacerlo público a través de este espacio del Asociado Opina.