fbpx
domingo, 16 junio 2024

Área Privada AD'IP

spot_img
spot_img

El Podcasting, Sector de la Construcción

REVISTA AD’IP N.º51 – 1º CUATRIMESTRE 2023 – SECCIÓN ACTUALIDAD

El Podcasting, nueva redifusión de contenidos, también para el Sector de la Construcción

REVISTA-AD'IP-51-Entrevista-Santos-Garrido-López

AD’IP Asociación Española suma a su equipo a un extraordinario profesional, gran conocedor del sector desde la venta de materiales y un experto en marketing digital, comunicación y podcasting, para la difusión de FERIAD’IP Edición 2023.
Santos Garrido, creador de Podcastinitis, entrevistará a los Expositores en FERIAD’IP Edición 2023, este año en octubre en Feria Valencia.

Santos Garrido no dudó un solo momento en confirmar su colaboración con la Asociación para comenzar con la difusión de FERIAD’IP Edición 2023, tras el primer contacto y la apuesta clara que por él hizo el Secretario General de AD’IP Asociación Española. Y es que formar Equipo es parte también de su propia forma de entenderse y relacionarse en el trabajo y personalmente, todo fue muy fácil. La fórmula de pequeñas Píldoras de Podcast se ha puesto ya en marcha y este es solo el comienzo de un proyecto a largo plazo que irá integrando, en distintas fases, avances en la comunicación de la Asociación, poniendo como punto de partida esta próxima edición de FERIAD’IP.
Santos Garrido nació en Elche, en 1974, y aunque se declara un enamorado de su Elche natal se siente como un Sevillano más, de su ciudad de acogida, quizá también porque asume como propia la frase de su padre, “que uno es de donde se corta el pelo”. Sus amigos le recuerdan que, seguramente, se equivocó no habiendo nacido en Sevilla, por su forma de ser, por su afición al Sevilla Fútbol Club y, quizá también, por la influencia de haber nacido en un barrio de emigrantes andaluces y extremeños, en el que se pudo forjar su forma extrovertida y alegre de ser.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-13

Fue también en Sevilla donde Santos reconoce haber vivido la experiencia más reconfortante de su vida, como él cuenta con emoción, con la oportunidad que supuso el formar parte del Coro de la Hermandad de la Pastora de Capuchinos de Sevilla, compartiendo momentos como en el día de Navidad, en el que participaba en un concierto de villancicos, cantados por bulerías, por sevillanas, por alegrías o por fandangos. Verse entre tan grandes voces, o cantando con su pequeño en los brazos no fue lo único que le marcó para guardar esa experiencia con tan grato recuerdo, lo mejor es que le permitió vivir uno de los momentos que más le ha llenado personalmente, como fue el tener la oportunidad de compartir, en ese espacio privilegiado del patio del Convento, en una de esas pocas ocasiones que han venido sus padres a Sevilla, el poder compartir con ellos una de esas tardes de ensayo y el poder ver como sus padres estaban orgullosos de lo que hacía. Ver la cara de su padre, que es también músico y que no conocía esa faceta suya, alrededor de tantísima gente que estaba cantando con tanta calidad y tocando distintos instrumentos, aquello fue un momento único que se recordará siempre.

SANTOS GARRIDO LÓPEZ

ESPECIALISTA EN MARKETING DIGITAL Y PODCASTING

“Me considero un tipo con suerte, porque llevo mucho tiempo estando en el lugar donde quiero estar, haciendo lo que me gusta estar haciendo y relacionándome con gente que merece la pena”

-Me consta que la atracción por el micrófono, los cables y una mesa de sonido, le viene ya desde muy pequeño ¿Cuáles fueron sus inicios laborales y el primer contacto con ese mundo, mucho antes de ejercer profesionalmente la faceta de comunicador y especialista en marketing digital?
-Yo comienzo a trabajar ayudando a mi padre, que tenía un taller de tacones. Yo soy de Elche, donde hay una gran industria del calzado, y mi padre hacía tacones para zapatos. El zapato en sí no se hacía en la misma fábrica, de hecho, en la fábrica lo que se hacía era montar todas las partes que provenían de otras empresas, como de suelas, plantillas, cortes, el tacón… Desde muy pequeño salía del colegio y me iba allí por las tardes y ponía las tapas con el martillo y me distraía, y de lo que era una diversión de un chaval se llegó a convertir en una responsabilidad. A mí no me han dado nunca dinero si no me lo he ganado, si mi padre tenía que darme doscientas de las antiguas pesetas pues yo sabía que tenía que echar unos ratitos con él trabajando. La cuestión es que se daba también la circunstancia de que mi padre tocaba instrumentos, cantaba… formaba parte de un grupo que tocaba para bodas, bautizos, comuniones, que actuaban también en salas de fiestas, y es cierto que hay una cosa que me marcó en aquel taller de tacones y es que mi padre, muchos días por la tarde noche, también ensayaba con su grupo en ese mismo espacio.

“…de alguna forma, esa parte de la música, de los instrumentos, esa parte más técnica del montaje, siempre ha estado en mí”

Él tocaba la guitarra pero sobre todo era vocalista, tenía y conserva aún, afortunadamente, una voz privilegiada. Entonces, yo ya desde pequeño veía micrófonos, mesas de mezclas, cables y conexiones de todo tipo de sonido, una serie de cosas que me atraían aún más quizá porque no me dejaban de pequeño tocarlas. Y esa parte de la técnica me gustó siempre mucho. Se dio la circunstancia que yo me uniría aún más a todo este mundo porque recuerdo que ya con siete años era capaz de coger una guitarra y sacar una canción con solo escucharla. Hay gente que tiene talentos y de muy distintos tipos, pues, en mi caso, yo tengo una capacidad o talento musical que me permite aún hoy en día hacerlo, sin tener conocimientos musicales de solfeo ni ninguna formación académica sobre ello. El que mi padre cantara invitaba también a que yo me lanzara, con la anécdota de que, con esos mismos siete años, en una sala de fiesta en la que mi padre actuaba, un hombre le preguntó si su hijo cantaba como él. En ese momento se puso mi padre a la guitarra y yo con el micrófono, y cuando terminé la canción le ofreció aquél hombre a mi padre que si le cantaba tres canciones más me daba quinientas pesetas. Yo acabé aquella noche con más de seis mil pesetas en el bolsillo, cantando rancheras, música sudamericana, el repertorio de lo que más se escuchaba en casa. Y comento esto porque, de alguna forma, esa parte de la música, de los instrumentos, esa parte más técnica del montaje, siempre ha estado en mí.

“… aprendí que me gustaba el contacto con la gente, descubrí lo que me gustaba hablar con las personas, descubrí un amor por el mundo comercial”

Es un recuerdo entrañable de mi vida, que cada vez que lo recuerdo me evoca una vivencias únicas y en las que también forma una parte muy importante mi madre, que ha seguido siempre esas locuras de mi padre. Pienso en ello y mi madre para mí la veo como un ángel que encontró mi padre, una mujer trabajadora, muy buena madre, que todo el mundo que la conoce la define además así, como muy buena persona, una persona extraordinaria y, para mí, un ángel.
Y a partir de todo esto me puse a estudiar electrónica, seguí en el instituto y por en medio se cruza en mi vida el mundo del asociacionismo juvenil y el de la política, aprendiendo en todo ese tiempo sobre todo lo que significa crear un tejido de relaciones entre personas y grupos, para poder llegar a crecer y ser más grande y representativo. El ser consciente de que la unión no solo hace la fuerza sino que nos da un poco también de sentido. Si diez voces se juntan, la voz es más alta pero no solo eso, aprendes a compartir y a relativizar tus problemas y ayudar a otras personas con ello. Conocí y me relacioné con mucha gente, y me di cuenta de cuánto me gustaba eso, el conocer a mucha gente nueva, dar charlas en la radio, en una televisión local, me sentía muy cómodo en todo ese mundo. Lo único que chocó conmigo en aquel momento para cambiar mi rumbo fue el que, en estos espacios de organizaciones políticas, no siempre se puede decir y opinar de forma independiente lo que uno piensa, y cuando descubrí lo que es seguir por una senda representativa sin sentirte cómodo en ese encorsetamiento, decidí dar otro giro a mi vida. Pero lo que destaco de esa experiencia, de mi paso por la política y el asociacionismo, fue lo que aprendí que me gustaba el contacto con la gente, descubrí lo que me gustaba hablar con las personas, descubrí un amor por el mundo comercial.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-2

“Eres muy buen comercial, y me encantaría recibir comerciales como tú para venderme materiales de construcción”

-Ya podemos entender mejor su atracción desde niño por un micrófono y también de dónde surge o se potencia en usted ese amor que declara por el mundo comercial. Pero sin llegar aún a su actual dedicación y al dominio del medio digital ¿ Qué significa que usted sigue echando de menos ese olor al suelo del almacén?
-Yo, haga lo que haga, desde aquí hasta que me muera, puedo decir que me considero un comercial. Yo he estado más de veinte años vendiendo fundamentalmente productos, sistemas y servicios, siempre relacionados con la construcción.
Empecé con los seguros, que fue mi primer contacto con este mundo de la venta y mi primera gran formación comercial, que tuvo lugar en Valencia y con la propuesta de “vente una semana a una formación comercial de seguros”. Cuando yo regresé a Elche de aquella semana, mi segundo o tercer cliente fue un arquitecto y quedé en entrevistarme con él en su casa. Entonces teníamos una especie de guion de ventas y yo estaba dispuesto a seguir exactamente con ese guion que me habían enseñado. Mi propuesta era la venta de un seguro de vida, que verdaderamente lo que incluía era un plan de ahorro, y llegando al cierre de la operación y siguiendo como digo las pautas aprendidas, le enunciaba al Cliente algo así como lo siguiente: “Si a ti te pasara algo, ¿qué pasaría con tu familia, te gustaría que vivieran de la caridad?”. Tras un marcado y estudiado silencio, volvía a insistir con la pregunta, a lo que recibí la respuesta “no, no, por supuesto que no”. Yo continuaba mi guion: “Entonces, coincidirás conmigo que la propuesta que te he hecho es interesante, porque aparte de ser un plan de ahorro para que tus hijos puedan estudiar donde ellos quieran, en el caso de que a ti te pase algo, va a ser también una cobertura de vida para tu familia…” La cuestión es que obtuve una negativa, algo que me obligó a seguir escalando en mi calculado manual de mi gran semana de formación y pasé a un nuevo cierre muy agresivo. Le cogí un papel de la mesa y antes de despedirme le dije que me permitiera que le dejara rellena la solicitud y que la acompañaba con unas anotaciones en un papel. En una parte que le recorté de aquel papel le dejé anotada la palabra “Problema”, refiriéndome al riesgo que tenía de poder tener un accidente al hacer muchos kilómetros diarios con el coche, y comentándole que yo me quedaba con la otra parte del papel, en la que se anotaba la palabra “Solución” que era lo que él se estaba negando a firmar, y le pedía que se quedara con la póliza rellena, que él insistía en rechazar, y que yo solo quería que la guardase, por si a él mañana le pasara algo, que su familia no pensara que había sido por culpa mía, rematando la situación con “y aquí te quedas tú con tus problemas -señalando su papelito- y aquí me quedo yo con la solución”, llevándome el trozo de papel que tenía esa palabra escrita. Se levantó el arquitecto y en aquel momento me dio un pedazo de guantazo impresionante, allí en su misma casa, y sentado atónito en su despacho.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-4

“Llegué a Sevilla para cambiar totalmente de aires y volver a empezar lejos de aquella mala experiencia”

Al día siguiente me llamó para pedirme disculpas y contratar la póliza que había rechazado. Esa conversación que tuve con ese arquitecto en esa llamada volvió a marcar nuevamente mi vida. Me habló de lo bonito que era el proyectar y construir casas y edificaciones, y también de lo duro de su trabajo, de la responsabilidad que conllevaba y de lo cansado que llegaba todos los días a casa. Y me dijo a continuación: “Eres muy buen comercial, y me encantaría recibir comerciales como tú para venderme materiales de construcción”.

“Y yo salía, por encima de todo, contento por todo lo que había aprendido, por lo que me había llenado de experiencia y aprendizaje de tantos años…”

A mí aquello se me quedó grabado y, al cabo de unos meses, resulta que una persona de mi círculo cercano me ofrece la nueva aventura comercial de vender morteros monocapa. Aquella experiencia nos llevó a montar un almacén de materiales de construcción, en ámbito muy regional de ventas de la zona de Elche – Alicante. Luego coincidió, intentando avanzar en todo lo que me ocurrió en aquellos inicios, que un día vemos en la Revista Arte y Cemento un anuncio de una empresa que vendía soluciones en pavimentos de hormigón impreso. Aquello nos maravilló, nos facilitaban todo lo necesario para su aplicación, además del propio mortero, formación, moldes, colorantes, cenefas de terminación… La cuestión es que ya no solo nos dedicábamos a vender materiales de construcción sino que además formamos un equipo de aplicación de pavimento impreso. Llegamos a poner un estand en FIRAMACO y fue todo un éxito, más de dos mil visitas y todo los días nuestro espacio estaba lleno de gente. Era entonces algo muy novedoso y todo parecía ir muy, muy bien. Yo acabé siendo Director Comercial de un equipo de ventas que iban desde Valencia hasta Murcia. Todo muy bien hasta que un día uno de mis comerciales me dijo que, cuando pudiera estar a solas en la oficina, le echara un vistazo a cómo iban las cuentas. En aquél momento me pude dar cuenta, con unos veintitantos años, de que estaba viviendo una realidad paralela de empresa y descubrí la gran cantidad de dinero que se debía. Esa persona, en la que confiaba y que me llevó a invertir en el negocio con el aval de mis padres, se dilapidaba todo el dinero de la empresa en la noche y en vicios caros. Cuando pude comprobarlo con mis propios ojos al seguirlo y me enfrenté a él y se lo eché en cara, al día siguiente me encontré con que había quemado toda la documentación y me dejó con toda la deuda.
Llegué a Sevilla para cambiar totalmente de aires y volver a empezar lejos de aquella mala experiencia. Allí tuve mucha ayuda de los abuelos de mi hijo, a los que tengo que agradecer su acogida y apoyo. Continuaba trabajando con mi padre de martes a jueves y el mismo jueves por la noche me iba para Sevilla, volviendo nuevamente el lunes. Me mantuve así un tiempo siguiendo las sabias palabras siempre de mis padres, que me decían tú trabaja aquí por ahora por lo menos tres días a la semana y el resto de la semana lo dedicas a buscar trabajo y casa, allí donde quieres iniciar tu nueva vida.

“Y yo soñaba por las noches y notaba el olor del almacén, el olor del yeso en el suelo fresco de por la mañana, cuando a primera hora aún conserva ese rocío…”

Encontré trabajo en una editorial jurídica del grupo Wolters Kluwer, editorial La Ley, y estuve más de un año vendiendo bases jurídicas a abogados, jueces, notarios… Era, sin duda, la venta más dura que he hecho nunca pero que consiguió que se me olvidara completamente esa parte agresiva que yo tenía de venta de los seguros. Y un día, estando durmiendo fuera en un hotel de Lucena, me llamó un compañero de trabajo que además era también amigo, y me dijo: “Santos, acabo de ver una oferta de trabajo que está hecha para ti”. Era una oferta para el Grupo Uralita y buscaban un comercial para toda Andalucía, para la división de yesos, lo que antes era Yesos Ibéricos. Fue curioso, porque en el proceso de selección, donde se llegó a un corte final de unas sesenta personas y, de esas, quedamos finalmente dos, tras entrevistas telefónicas, personales en Madrid, pues Jesús González Insausti, que era director de la unidad operativa de yeso, me formuló una pregunta cuya respuesta logró declinar a mi favor aquella decisión. Me comenzó haciendo referencia de dónde yo estaba en ese momento trabajando, que era en la editorial La Ley, y que iba a poder dejarla por trabajar en el Grupo Uralita, a lo que seguidamente me preguntó: “¿Qué nos puede hacer pensar que dentro de un año o algo más no vayas a querer dejarnos, después de haber apostado y de haber invertido en ti, y quieras volver a hacer lo mismo que ahora e irte a otra empresa?”. Yo recuerdo que le dije algo así como: “Mire, yo me planteo esta oportunidad como un salto cualitativo a nivel profesional, como un reto personal, quizá el más importante que haya podido afrontar hasta ahora en mi vida, me apasiona la construcción, porque ya ha sido un sector donde he trabajado y me dejó muy mal sabor por las amargas experiencias que he pasado con el compañero de viaje que tuve al lado y, sobre todo, tengo que decirle que yo no soy un mercenario de la venta, yo lo que necesito es un lugar donde se me valore”. Y le puedo confirmar que estuve en ese puesto de trabajo del Grupo Uralita nada menos que diez años, hasta el 2012, fecha en la que con la crisis me despidieron.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-6
Lo cierto es que salí de la empresa, y a pesar de ser despedido salí muy bien y asumiendo las circunstancias, con toda la adecuada liquidación y todo muy correcto, porque los que dejaba allí eran más que compañeros de trabajo. Y yo salía, por encima de todo, contento por todo lo que había aprendido, por lo que me había llenado de experiencia y aprendizaje de tantos años con el trato personal a mis Clientes y por todo el conocimiento adquirido del sector. Entonces este grupo era un modelo de empresa muy permeable, donde era muy fácil comunicar y acceder a los diferentes departamentos. Yo tenía acceso directo al departamento de calidad, al financiero, al de marketing, al de atención al cliente…Y eso lo considero como algo que he podido aplicar, no solo en otros negocios sino directamente para cuando yo decido montar mi propio negocio.
Le puedo decir que es entonces, cuando yo dejé el Grupo Uralita, y respondiendo a lo que usted me enunciaba en su pregunta y seguro que por lo que ya me va conociendo, que efectivamente yo soñaba por las noches y notaba el olor del almacén, el olor del yeso en el suelo fresco de por la mañana, cuando a primera hora aún conserva ese rocío, esa frescura sobre todo porque las naves industriales suelen ser muy abiertas, y ciertamente lo pasé mal. Ese recuerdo me trasladaba, además de una estabilidad, a un ambiente de trabajo muy bueno, tanto de compañeros de trabajo como de Clientes, era una gran familia. Confiaba mucho en mi producto y también fidelizaba a mi cartera de ventas. Cuando había un problema, fuera a la hora que fuera y de lunes a domingo, yo estaba ahí, y eso mis Clientes lo sabían. La mitad de lo que me cuentas, me decían, no lo entiendo, es muy técnico y se me escapa, en la otra mitad comercial que me dices no sé hasta donde te puedo hacer caso, pero si le tengo que comprar a alguien sé que te lo tengo te comprar a ti. Yo no he sido solo un trabajador de la Empresa, he llegado a ser el puente unión entre el Cliente y la Empresa en la que he trabajado, y quizá por eso sé que he sido valorado. Yo creo que mi secreto en el mundo comercial y de la construcción ha sido el ser completamente transparente. Yo siempre he sido Santos, alguien cercano que cuando ha cambiado de Empresa siempre me han acompañado los mismos Clientes.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-3

“Violeta, mi actual pareja, fue quien creyó realmente en mí, en aquellos momentos de transición personal y profesional, y creyó en mí y en mis posibilidades verdaderamente más que nadie”

-En relación a las siguientes empresas en las que continuó trabajando, parece que no pudo dejar de seguir dentro de ese ámbito comercial de la construcción y que, como ya me apuntaba, pudo llegar a conservar su misma línea de Clientes. ¿Cómo continúa su experiencia laboral y cómo se termina de fraguar ese espacio en el que ahora ha abierto una nueva puerta en la que no dejar de seguir creciendo?
-Pues pasé cerca de cuatro años difíciles, al final la vida sigue siendo en todo mi recorrido un acúmulo de aprendizaje, y también y sobre todo de los malos momentos, y qué alegría cuando después de esos años, otro de esos amigos que vas ganando, me contacta y me dice: “Oye Santos, esta oferta te encajaría, tienes que entrevistarte con una persona que viene a partir de un contacto común…”
El principio de esos cuatro años es el despido, mi madre enferma de un cáncer, del que afortunadamente se pudo recuperar, y divorcio, todo en tres meses. Y es aquí donde necesité dar un cambio y un impulso en mi vida, y debo de reconocer que solo no lo podría haber conseguido. Violeta, mi actual pareja, fue quien creyó realmente en mí, en aquellos momentos de transición personal y profesional, y creyó en mí y en mis posibilidades verdaderamente más que nadie. Cuando uno vive una situación así necesita encontrar su propio camino y poder darse la oportunidad y tiempo, sobre todo ese tiempo para intentar apostar por uno mismo. En esos momentos crees que puedes desarrollar por ti mismo algo que te haría sentirte realizado y que te permitiría finalmente vivir de ello, pero no es el camino fácil, y todo el mundo que te aprecia te recomienda, y con la mejor intención, que te busques una nómina y que no pierdas el tiempo, que busques un empleo estable. Es en esos momentos en los que sabes que necesitas trabajar por algo que puede ser que no llegue, que te expones a fracasar pero que interiormente sabes que es el momento y que tienes que intentarlo, porque crees en ti, en tu talento, en tu trabajo, en tu experiencia y en lo que eres capaz de hacer. Y es aquí cuando es fundamental que la persona con quien compartes tu vida te diga: “Lucha por esa persona en la que quieres convertirte”. Violeta estuvo a mi lado y me ha ayudado a ser más exigente, responsable y a pensar más en mi. Gracias a ese apoyo, y al estar seguro que el formarme y el compartir mi experiencia sería mi principal punto de partida, tuve la confianza suficiente como para ponerme manos a la obra. Yo ya era aficionado a los blogs estando en mi anterior trabajo y durante esos años me centré en ese campo, comencé a profundizar en el marketing, en realizar multitud de cursos, mentoría, consultorías, formaciones específicas… Me convertí en una consultoría de marketing, y a partir de mi formación y experiencia comencé a ayudar a otras personas, a evolucionar en este campo. Ayudar a gente que sabe hacer lo que vende pero que no sabe vender lo que hace. Ahí es donde vi mi propuesta de valor. Me inicié como consultoría de ventas, personas que habían sido siempre un yesero trabajando para otras empresas y que ahora, después de la crisis, había comprado una máquina y se dedicaba a la proyección del yeso. Sabe hacer su trabajo perfectamente pero no sabe cómo venderse, cómo llegar a obras, cómo negociar…Y finalmente acabé siendo una consultoría de marketing, viendo que tenía muchos contactos, importantes relaciones, ya había comenzado con el tema del Podcast, y ya me preguntaban en relación a todo ello, a hacer un plan de contenido, muchos temas a los que ahora llegaba y que sin darme cuenta estaba ya metido en todo este mundo.
Francisco Naranjo, el que era Director de Calidad de Yesos Ibéricos, fue quien me llamó y me dijo que a partir de un contacto común que estaba en una empresa de la competencia, con el que yo había mantenido conversaciones ante la posibilidad de trabajar con él, tenía algo que ver con una empresa que fabricaban perfilería y que se llamaba ESPERFIL y que buscan un comercial para Andalucía. Hablé con ellos y por esa recomendación cruzada que también les había llegado de mí a este Fabricante, comencé a trabajar tras la entrevista. Entraba a trabajar en una empresa que pertenecía a un importante grupo francés y que en España tenía esta fabricación de perfilería, principalmente para sistemas de construcción seca y falsos techos.

“…a partir de mi formación y experiencia comencé a ayudar a otras personas, a evolucionar en este campo. Ayudar a gente que sabe hacer lo que vende pero que no sabe vender lo que hace”

Estuve casi dos años en esta nueva andadura, de la que llegó un día en el que vi el final y, como siempre he intentado en lo que he ido aprendiendo, hice uso de mi transparencia de opinión y de estar convencido de lo que hacía y de cómo lo hacía. Tenía que dar un nuevo avance en mi vida laboral y fue como llego a ISOPRACTIC. Fue el ver una oferta de trabajo que llevaba un tiempo colgada y para un puesto específico del perfil profesional que yo tenía, y directamente contacté con la Dirección de Barcelona y de manera inmediata me vi en esta firma, con las mismas rutas, los mismos Distribuidores, los mismos Instaladores, el coche de empresa…
Pero paso por esta etapa comentándola un poco rápido, y no porque no haya sido relevante y además pudiendo decir que tuve la suerte de compartir buenas experiencias en grandes empresas, pero la cuestión importante es que yo ya había probado el jamón. Yo había podido vivir en los años posteriores a salir del Grupo Uralita la experiencia de unir mi talento de comunicarme con las personas con la tecnología, con el micrófono… Se unía todo lo que yo había guardado en la mochila de mi vida como experiencias muy positivas a nivel personal y laboral y solo pensaba en lo afortunadas que son esas personas que se dedican a lo que les gusta, a lo que les aporta y les hace sentirse desarrollados y lo que les hace crecer. Pues eso, había probado la pata negra 5 jotas de mi jamón. Solo pensaba en Familia, Paz, Trabajo en el que disfruto e Independencia Económica.

“…tuve la suerte de compartir buenas experiencias en grandes empresas, pero la cuestión importante es que yo ya había probado el jamón”

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-5

“Y algo ocurrió un día que fui con mi hijo a la radio, que lo llevé conmigo para que pudiera compartir con su padre esa parte de mi vida que me apasiona…”

-Había entonces probado ya de esa medicina que le hacía sentirse realizado y además en el mundo ese que había descubierto saboreaba lo que realmente le apasionaba. Más allá de aquellas pequeñas incursiones de cuando era pequeño, de usar su voz para cantar, usted, Santos, ya había tenido la experiencia de participar en la radio y en sentir la atracción de la comunicación por este medio tan inmediato. ¿Cómo fue concretamente su inicio en los podcast y el iniciar ese camino dentro de la comunicación?
-Cuando yo era jovencito fui a realizar unas pruebas a un casting de voz, a los cuarenta principales en Elche. En aquella ocasión, el pensar más rápido de lo que hablo me jugó una mala pasada y mi audición no me salió muy bien. Me faltó esa frescura y se me quedó ahí esa pequeña espina clavada. A partir de un amigo que trabaja en la SFC, la radio del Sevilla Fútbol Club, donde yo participo, escribiendo, con opinión, me comentó que por qué no colaboraba en una carta abierta o entrevistando a otras personas…A mí eso me maravilló, me pude desquitar de esa espina clavada durante tanto tiempo y me sentí realmente como en casa. Me enamoró completamente.
Y algo ocurrió un día que fui con mi hijo a la radio, que lo llevé conmigo para que pudiera compartir con su padre esa parte de mi vida que me apasiona, como yo veía a mi padre cuando tocaba y cantaba, y además que pudiera vivirlo en directo, como es la magia de la radio. Mi hijo, con cinco años, estaba a mi lado durante mi intervención y pasó que comentaron en directo que ese día me acompañaba mi hijo y saludaron a Pepe. Mi hijo es un chaval con una mente privilegiada y nada más comenzar a responder se mostró, a pesar de la corta edad que tenía, con un desparpajo y una soltura nada habitual, y a partir de ahí el programa fue suyo.

“Y es así como yo realmente me inicié en el mundo podcast, por intentar preservar la memoria sonora de mi hijo y tener un espacio para compartirlo fácilmente”

Cogió el micrófono, con esa frescura y con esa facilidad de conversación, y nos dejó a todos, a mí incluido, totalmente enganchados a lo que decía, y además pude leer esa carta abierta delante de mi hijo, que me emocionó y aún se me pone el vello de punta con solo recordarlo. Y cuando salí de ahí yo le pedí al técnico de sonido que si me podía guardar el audio del programa para poder conservar ese momento con mi hijo, que sin duda será siempre un momento que me gustará volver a revivir y escuchar. Y ocurrió que mi hijo vino un segundo día y se generó en mí esa necesidad de pensar en cómo poder guardar y a su vez compartir esa memoria sonora de mi vida. Por aquel entonces se estaba iniciando el tema podcast y me creé un canal en el que comencé a guardar todas mis participaciones en este programa. Y es así como yo realmente me inicié en el mundo podcast, por intentar preservar la memoria sonora de mi hijo y tener un espacio para compartirlo fácilmente.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-8

“…los departamentos de marketing de las empresas fabricantes tienen que pisar un poco más la calle para hablar el idioma de los Instaladores y de los Distribuidores…”

En todo esto, hay una persona importante en este mundo que me dice que no podía ser un consultor de marketing si quería triunfar porque hay una gente muy buena, que mete mucho dinero en publicidad, y que siempre va a estar por encima de ti. Me aconsejó que me especializara en algo, que me respondiera a mí mismo a la pregunta de “qué es lo que más me gusta hacer y en lo que sabes que puedes ser muy bueno”. Y a eso respondí inmediatamente : el Podcast. ¿Hay alguien especializado en marketing y en podcast ahora mismo en España? Pues no. Así que ese fue mi camino. Cambié todo lo que yo ofrecía a mi alrededor, pasé a crear una propuesta en web de productos que yo podía ofrecer, de herramientas, recursos, taller de podcasting, de consultoría, de mentoría y un llave en mano que te forma y te da tu “podcast” totalmente montado. Comencé con la creación de contenidos, crecer en autoridad, en reputación, y llegó un momento en el que me comenzaron a llover los Clientes. Y, además, se daba la situación que con esos mismos Clientes que me llegaban por el Podcast, al final lo que me pedían es que, una vez que ya tenían el Podcast, ¿ahora cómo lo difundían? Claro, aquí ya entramos en el marketing, y al final el desarrollo de mayor volumen llega a ser por el marketing en mi trabajo que por el generar el propio Podcast. He conseguido crear una continuidad con mis Clientes. Guiarles en cómo desde cero poder saber qué tienes tú para ofrecer a los demás, cómo hacer una propuesta de valor y poder ganarte la vida con ello. Dar respuestas a cómo venderlo porque vengo de una parcela de una estructura de años y no sé cómo ponerla bonita y actualizada para generar esa venta.

“…mira, estamos buscando un Santos Garrido… a alguien que sepa mucho de ventas, que tenga mucho conocimiento de marketing y que sepa mucho de la construcción”

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-7Yo tenía un problema en mis anteriores trabajos porque se defendía que marketing es el mensaje y ventas es el mensajero. Estaba la consigna siempre de que los vendedores tenemos que llevar ese mensaje que dice marketing. Pero después de tantos años vendiendo en el sector de la construcción yo me di cuenta que los departamentos de marketing de las empresas fabricantes tienen que pisar un poco más la calle para hablar el idioma de los Instaladores y de los Distribuidores, y sobre todo para que todo ese lenguaje, cuando se entra ya en el espacio del comercial, parezca como lo que es, que somos la misma Empresa. Porque si no, al final, desde el área comercial o desde el propio Cliente se dice que “esto es lo que cuentan los de la publicidad”. Un marketing mal hecho suena a publicidad, un marketing bien hecho suena a las razones por las que tengo que comprar. En el caso de AD’IP Asociación Española es un ejemplo claro. El marketing tiene que entender que la Asociación es la representación del Cliente final, el que pone a prueba y valora el producto y los sistemas, al que realmente hay que apoyar, para el que realmente trabajan sus departamentos y a quienes realmente se dirige gran parte de la labor comercial. Por mucha prescripción que haya y labor de introducción del producto, si el Instalador no lo conoce, no lo sabe aplicar bien o lo rechaza, poco estamos haciendo para darle valor. El marketing tiene que saber fijar bien el objetivo para apoyar al comercial.

-Y desde ese momento en el que se inició en el mundo del Podcast, y en su ampliación del campo de actuación dentro del marketing digital, llegó a un nuevo espacio de colaboración que actualmente mantiene con una empresa dedicada a la digitalización de la cadena de suministro en el sector de la construcción. ¿De qué trata este nuevo proyecto en el que lleva trabajando casi dos años?
-Un día que estoy en Elche me escribe por LinkedIn una persona que se llama Jerónimo Van Schendel, que es CEO de la empresa Bildia, y se dirige a mí diciéndome algo así como “mira, estamos buscando un Santos Garrido”. En la conversación me explica qué es Bildia y me comenta que están buscando a alguien que sepa mucho de ventas, que tenga mucho conocimiento de marketing y que sepa mucho de la construcción. Había localizado un post mío que se titulaba “cómo vender materiales de construcción” y me trasladaba que era el primero que le había salido posicionado en el buscador y además el primer contenido sobre este asunto en habla no inglesa que le había parecido extraordinario. De tal forma que me plantea que quería mantener una reunión conmigo, presentarme el proyecto que tenían en las manos y ver si me interesaría. Me confirma que yo sería lo que ahora se denomina CMO, el “Chief Marketing Officer”, Director de Marketing y Comunicación de la empresa, y que mi responsabilidad sería toda la parcela de marketing de una empresa del sector de la construcción, de una empresa tecnológica, digital, de innovación… Cada palabra sonaba como un nuevo impulso en mis oídos y me abría y acercaba con cada una de ellas, de manera magnética, a esta nueva propuesta. Pero claro, yo tenía una marca personal, un proyecto de podcast, algo que se puso encima de la mesa desde el principio y que, lejos de ser un problema, podría ser y sería algo beneficioso para ambas partes.

“Esa carencia es la comunicación entre las diferentes partes que forman la cadena de suministro en un proyecto de construcción…”

Bildia es un modelo de startup que ahora mismo no tiene una referencia igual en el espacio de la construcción, es algo que ahora mismo no existe y que forma parte de la idea y el sueño de un grupo de personas que llevan mucho tiempo en el sector, de una o de otra forma, altamente preparadas (no he conocido nunca personas con tan alto nivel de preparación) y de la mano del CEO, un arquitecto que viene de una familia holandesa de varias generaciones atrás dentro de la arquitectura. Él ha estado en proyectos muy importantes y en muchos países, y en todos los sitios en los que han trabajado, ya sea en proyectos muy grandes como en los pequeños, vio que había un problema o una carencia que es lo que Bildia viene a solucionar. Esa carencia es la comunicación entre las diferentes partes que forman la cadena de suministro en un proyecto de construcción, desde la Constructora hasta el Instalador, pasando por el Fabricante y el Distribuidor.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-12

Para ello, se desarrolla una serie de softwares que están interrelacionados entre ellos, formando un ecosistema. Uno de estos está directamente dirigido a constructoras, para la gestión de sus departamentos de estudio, compras y contrataciones, de forma que ellos introducen el proyecto y todas sus partidas en las que se divide y se distribuyen automáticamente entre sus proveedores, aquellos que previamente han introducido en su base de datos, y de la plataforma reciben una notificación para presupuestar esa partida presupuestaria concreta a la que se dedican. Es algo muy importante para un departamento de estudios y sobre todo para el de compras. Optimiza el trabajo, hace mucho más productivas a las constructoras, y es una oportunidad para que todo el trabajo no sea una gran labor de revisión y de envío de cientos de correos electrónicos diarios y con cada una de las partidas a multitud de contactos de esas empresas que quieres que te contesten, el responder a esos correos, el atender a llamadas comerciales, WhatsApp, visitas… Es un HUB en el que está centralizada toda esa comunicación y toda esa gestión previa al inicio del proyecto. Estamos hablando de compra y contratación. Y luego hay otro software en el que se está trabajando ahora enfocado exclusivamente a fabricantes, para mejorar toda la parte de gestión comercial y toda la parte transaccional, incorporando independientemente de la dimensión de cada empresa, un canal digital de ventas, integrándolo completamente a través de diferentes APIs con todos tus departamentos. Este software de fabricantes está, a su vez, relacionado con otro de Distribuidores, que pueden comprar a fabricantes y vender a sus Instaladores, y luego el Instalador es el que más se beneficia de este ecosistema, porque puede ofertar obras, a partir del entorno de constructores, y puede comprar materiales con sus distribuidores, además de permitirles a estas empresas instaladoras tener un perfil profesional dentro de la red, y sin salir de un espacio en el que se habla tu idioma y donde están realmente las oportunidades de negocio que nos hacen levantarnos por la mañana con la esperanza de que nuestro trabajo prospere.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-9

“…el nuevo concepto además que ahora promociona y organiza la Asociación con el formato de FERIAD’IP, es el ir a no perder el tiempo, es ir a conocer todas las novedades de lo que manejas en tu día a día y el poder hacer networking…”

-¿Qué perspectiva o visión global tenía usted de AD’IP Asociación Española antes de iniciar su colaboración y qué opinión le merece este Gran Punto de Encuentro que organiza para el sector, como es FERIAD’IP?
-Al llevar tantos años en el sector de la construcción, he ido a muchas ferias de construcción. Cuando eres tan de nicho, de revestimientos, de placa, y vas a una feria de estas grandes como Construmat o Construtec, a mí me pasa como cuando vas al museo del Prado, que te emborrachas de tanto arte, y que te fijas más al final en lo que tú estás trabajando y lógicamente en lo que te interesa. Yo estuve en lo que antes realizaba la Asociación, que era un conjunto de Convención-Feria, y ya descubrí lo que podría llegar a ser y a poder representar este espacio de encuentro que es la Asociación, que lógicamente no tiene comparación con la actual línea de evolución y de crecimiento de presencia y representación al que se está llegando y donde día a día cualquiera puede apreciar que sigue escalando. Era ver productos que yo había vendido y entre los que comercialmente me había movido, era ir parándome en cada fabricante que allí se encontraba y me pareció ya en aquella reducida escala muy interesante.

“El Instalador de Construcción Seca sufre muchas consecuencias en el desarrollo y terminación de su trabajo y muchas veces es la lucha de un David contra Goliat”

Luego, el interés de ver a todos los Instaladores, que además en este caso son los organizadores del encuentro, es algo fundamental. Para los profesionales del sector, el nuevo concepto además que ahora promociona y organiza la Asociación con el formato de FERIAD’IP, es el ir a no perder el tiempo, es ir a conocer todas las novedades de lo que manejas en tu día a día y el poder hacer networking, interactuar con Instaladores con los que poder coordinar alguna instalación, Distribuidores con los que poder iniciar cualquier tipo de negocio, con Fabricantes que te presentan sus nuevos productos y con prescriptores que confían todo lo que ven en sus nuevos trabajos. Yo creo que un evento como el actual FERIAD’IP es fundamental que exista. Los habrá de otros nichos de negocio, como griferías, pintura… Pero en mi trabajo he tenido la oportunidad de mapear un total de 75 asociaciones, de las cuales me he centrado en 20, y he podido constatar que ninguna organiza y/o promueve ningún tipo de Punto de Encuentro similar como el que representa FERIAD’IP.
Antes no tenía más información de la Asociación, tan solo aquel encuentro que se realizó en 2019, aquí en Sevilla. Pero sí que pensé que era el proyecto de algo que estaba basado en una buena idea, y que tenía las posibilidades de ser escalable. Y con el desarrollo y la proyección actual no cabe duda que todo ha evolucionado por el mejor camino. Se ha llevado la idea a una madurez que yo creo que podría ser ya un patrón que en años sucesivos se fuera manteniendo. Además de potenciar a la representación de industriales de la zona donde se celebra, este año en Feria Valencia, tengo la seguridad que es un Evento con total proyección en toda España. Lo que sí que se puede conseguir es que, continuando con esa consolidación, sea un punto de encuentro que ninguna empresa del sector quiera perderse.

“…que no se vea el marketing como eso con lo que nos promocionamos, no, tiene que verse como algo con lo que convencemos”

El hecho en sí que haya una asociación de Instaladores como AD’IP Asociación Española es ya muy importante, porque creo que son los más afectados o sufridores en este nicho, porque son los últimos que asumen toda la responsabilidad final. Yo me acuerdo cuando estaba en Uralita me pasó un caso en el que me decían que la pintura “no cogía” en la placa, y yo lo tenía muy claro. Me iba a la oficina de la obra y le decía al Jefe de Obra: ¿me puede sacar la memoria?. Cuando la sacaban le pedía que me enunciara la partida y lo que decía en el apartado de revestimientos y de la pintura. Imprimación, mano de fondo y dos capas de pintura era lo que indicaba esa partida. Íbamos al pintor y le preguntábamos como había resuelto el sistema de aplicación contratado. Tras la consulta nos confirmaba que había dado una imprimación y luego dos capas de pintura. Y la cuestión quedaba en evidencia cuándo le preguntabas a qué llamaba imprimación, a lo que el pintor respondía que era una capa diluida en agua de la propia pintura. El Instalador de placa sí que había hecho lo que tenía que hacer. El Instalador de Construcción Seca sufre muchas consecuencias en el desarrollo y terminación de su trabajo y muchas veces es la lucha de un David contra Goliat. Las Asociaciones son en sí mismas un Goliat que les puede reforzar y ayudar frente a muchas de las circunstancias por la que tiene que pasar el Instalador. En ese sentido, AD’IP Asociación Española está constituida por Instaladores que ponen su valioso tiempo al servicio del Perfil Profesional, con el único empeño de mejorar las condiciones de trabajo de todos, y eso es ya en sí, como digo, un gran valor al que hay que apoyar y defender.
Formar parte de una estructura perfectamente organizada y que saber que tú eres una parte del puzle muy pequeña, pero a la vez necesaria para que ese puzle esté completo, es algo que me hace sentirme bien. Y yo ahora me siento como esa parte pequeña pero a la vez necesaria, porque es así como me hacen sentirme. Estoy contento de ser una pieza más en el engranaje de este Gran Punto de Encuentro, de FERIAD’IP.

“…unir a personas que tienen intereses comunes para mejorar su trabajo, ampliar el conocimiento y la información, y conseguir a su vez nuevas líneas de negocio, intensificando con todo ello las relaciones personales”

-¿Cómo cree usted que debería de evolucionar la Asociación en materia de Comunicación y cómo está siendo el colaborar ya, con su buen hacer y experiencia, con AD’IP Asociación Española?
-Yo soy un poco polifacético en todo lo que hago, soy como una navaja suiza en ese aspecto, y creo que de la misma forma consideraría las diferentes opciones de crecimiento de la Asociación, y seguro que en la misma línea también en la que actualmente se está trabajando y donde ya también yo estoy teniendo, como bien indica, la oportunidad de aportar algo con mi participación. No soy un experto en un área concreta pero sí que tengo una visión global de lo que puede necesitar un proyecto o un negocio en materia de marketing.
Entiendo que AD’IP Asociación Española tiene que tener una presencia continua, a nivel de redes sociales, tiene que aportar valor con su propio marketing, también ser un valor para sus Asociados, pero también una fuente de entrada, que no solamente el marketing lo utilicemos para que los Asociados sepan lo que tenemos, sino que para los que no lo son les sirva también para ver que este es un espacio que les puede dar más seguridad para todos ellos que aún no están Asociados. Creo que debería tener una imagen fresca, familiar, no porque trabajemos con grandes empresas tenemos que ser corporativos, esas firmas también están buscando un marketing más flexible, entretenido y cercano. Sobre todo porque el marketing que consume el usuario al que nos dirigimos lo consume en la palma de la mano. Cuando uno puede llegar a cualquier espacio con su móvil, lo normal es que cuando tu interrumpes lo que uno está viendo con tu contenido es importante que sea lo más adaptado para esa red social, y eso también conlleva elaborar contenidos específicos para cada red social. También el poder tener una segmentación de dónde está cada tipo de potencial Asociado de AD’IP Asociación Española. Saber que los Fabricantes están en LinkedIn, saber que los Instaladores están hoy en día ya más en TikTok e Instagram, no dar palos de ciego, y es fundamental tener detrás de todo esto tener una estrategia. Un poco en la línea de como construyen los japoneses, ellos te dicen el 60% del tiempo es planificación y el 40% la ejecución de la obra. Pues eso llevado a la faceta del marketing, realizándolo en similar medida, y además que no se vea el marketing como eso con lo que nos promocionamos, no, tiene que verse como algo con lo que convencemos. El marketing es la herramienta más poderosa de comunicación entre dos partes que existe hoy día. Cuando estás vendiendo, estás vendiendo, pero cuando estás trabajando el marketing, tú echas tu escudo al suelo y la otra parte también, tú estás ofreciendo valor, estás atrayendo, seduciendo, estás trasmitiendo lo que tú eres y si te parece bien nos abrasamos y si no te parece bien en otro momento será.
Creo que AD’IP podría tener un podcast, como ya estamos estudiando, pese a que grandes compañías piensan que la construcción no es sector de podcast. Hay que tener una amplia actividad en todos los sentidos a nivel nacional, y sobre todo de marketing, y la única forma de llevarlo ya todo a nivel global es con contenidos en redes que son globales, redes sociales, página web y en multiformato y omnicanal.

-Usted está realizando pequeñas píldoras de podcast de los Expositores que participarán en FERIAD’IP en su edición 2023 con gran éxito de acogida y participación y además tendrá la oportunidad de entrevistarles durante el desarrollo del propio Evento en octubre. ¿Qué espera encontrar Santos Garrido en FERIAD’IP y qué le gustaría que se llevaran en la memoria de usted, de su paso por esta experiencia?
-AMIGOS.
Evidentemente, yo soy un profesional y voy a hacer mi trabajo lo mejor que pueda, uno no está obligado a hacer las cosas más allá de lo mejor que cada uno puede, pero seguro que haré todo lo posible por estar a la altura, y por si la palabra amigos suena un poco grande, sobre todo espero llevarme experiencias nuevas con personas que conozca y reencuentro con personas que ya conocía. Espero encontrar ese lado humano de FERIAD’IP, que es lo que a mí más me llama la atención; no es el micrófono o el determinado protagonismo que pueda tener. Creo que lo que me espero llevar es la esencia de lo que usted mismo y otras muchas personas están poniendo con tanto empeño para llevar a cabo este Gran Punto de Encuentro que quieren conseguir, que es unir a personas que tienen intereses comunes para mejorar su trabajo, ampliar el conocimiento y la información, y obtener a su vez nuevas líneas de negocio, intensificando con todo ello las relaciones personales. Por darle una pincelada, cuando yo veo el plano de cómo se van localizando los Expositores y veo imágenes de la página web o de los vídeos que he podido revisar de ediciones anteriores, me abstraigo y me veo allí dentro de todo ese entorno, paseando por esos pasillos, saludando a los Expositores, pudiendo compartir con cada uno de ellos lo que me gusta de lo que hacen, compartiendo el tiempo que hace que llevo siguiendo muchos de los productos que allí van a estar presentes, trasladándoles además a cada uno al espacio que tendremos preparado para las entrevistas, y que esa comunicación con toda esa gente no acabe ahí, que cuando volvamos a llamarlos para todo lo que podamos volver a realizar sea siempre desde la buena sensación que nos acompañó en FERIAD’IP.
Ese es mi objetivo, el que yo aspiro poder llevarme de FERIAD’IP. En cuanto a lo que me gustaría que se llevaran de mí, yo puedo decirle que soy feliz con lo que la gente que conozco, o con la que me relaciono, sé que hablan de mí. Me pueden decir que soy mejor comercial, que soy peor comercial, que soy capaz de hacer mejor marketing o comunicación, pero mi aspiración cuando me comunico, cuando trato con personas dentro de este tipo de proyectos, es que acaben pensando “tío, qué buena gente es Santos”, y sinceramente creo que hay muy poca gente en el sector de la construcción de este país que pueda hablar mal de mí. Y creo que es así porque también me lo he trabajado yo, sabiendo cuando decir que no, sabiendo cuando dar un paso al lado, e incluso atrás, siendo humilde, aprendiendo de quién tenía que aprender y formando e ilustrando a quien tenía que hacerlo.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-11

-¿Cómo ve lo de la falta de personal en este sector y de profesionales bien formados para cubrir esos puestos tan necesarios y dar respuesta a las actuales necesidades de este perfil profesional que representa AD’IP Asociación Española? ¿Cómo ve la evolución a la industrialización?
-Esto para mí se explica fácilmente con el ejemplo de lo que ocurre con los equipos de fútbol. A un gran equipo, que está trabajando o jugando en una gran liga, no puedes meterle un chaval directamente recién llegado a la cantera, porque en el once inicial tienen que salir con la mejor plantilla a defender y a meter goles. A lo mejor un equipo que se encuentra al final de la tabla sí que lo puede hacer, o no tiene más remedio, pero el que quiere jugar con un gran espectáculo, un gran nivel, la empresa que tiene un tipo de obra de mucha complejidad, de gran responsabilidad, de mucho volumen y compromiso, no puede permitirse instalar con chavales recién llegados de la cantera, tiene que estar con profesionales del nivel de la liga en la que juegan. Si tú estás trabajando con grandes empresas y con grandes Clientes y tienes en el cuello esos contratos y esas garantías, no te la puedes jugar, tienes que ir con gente realmente válida.

“Me quedo con la venta y con el prisma de hacerlo desde el mundo del Fabricante, no con la venta de cualquier cosa”

Yo recuerdo cuando chavales jóvenes yeseros, aprendices, tenían mejores coches que cualquiera, allí por el año 2005 o 2007, que ganaban 5.000 € cualquier mes. Yo conozco gente que trabajando media jornada en verano se llevaban a casa 6.000€ proyectando yeso, chavales de 19 o 20 años. Si luego viene una crisis como fue lo que pasó y lo que hizo fue quitar a mucha gente del medio y ponerles los pies en la tierra, de aquí salieron mucha gente a otros sectores, y desde entonces sigue habiendo mucho desequilibrio, porque los sustos que da la construcción no te los da otro sector, y te lo puede dar una vez en la cara pero ya la gente no está tan dispuesta a volver y arriesgar el que le vuelva a pasar.
Hay que dignificar al Instalador, darles una formación continua y pagarles bien. Además, la construcción dentro de veinte años no la va a conocer nadie, de como es ahora a lo que va a evolucionar, por lo que hay que reciclarse y contar con nuevos conceptos y tipología del Instalador. Te van a poner cuatro pilotes y un robot te va a colocar toda la estructura. ¿Qué haremos con los estructuristas? Pues serán trabajadores que trabajen también con nuevos medios. La construcción tiene un hándicap que son los tiempos de obra. Si usted tiene un robot que llega a darle el mismo desarrollo de trabajo y además lo hace en la mitad de tiempo y más económico, está claro lo que va a ocurrir, el Instalador se tendrá que reciclar.
¿Qué le pasó al yesero de mano de toda la vida? Que acabó con la máquina realizando el yeso de proyección. ¿Dónde está ahora el yesero de proyección? Instalando placas de yeso laminado. Yo empecé vendiendo y he acabado en temas marketing y comunicación para el sector. ¿Qué hice para poder evolucionar? Pues me estuve formando en marketing todo lo que puede para poder adaptarme. El camino, que es por el que está apostando la Asociación, es ayudar a mejorar la imagen de este Perfil Profesional, fomentar la formación y la profesionalización, y todo ello creará mayor atracción sobre este mundo y será un mejor caldo de cultivo y captación de jóvenes.

-¿Qué es lo que más le cautiva a usted de este espacio de la construcción o qué tipo de imán tiene para usted que tanto le apasiona, y a dónde cree que le gustaría llegar laboralmente, o en qué espacio de responsabilidad piensa que le gustaría estar?
-A mí me encanta de la construcción desde el arquitecto hasta el albañil, porque considero que cada uno en su faceta es artesano de algo, algo que poco a poco va tomando forma. Aquí podría citar un libro que habla de esto mejor de lo que yo se lo pudiera llegar a explicar, que es la Catedral del Mar. En él se da la narrativa de algo parecido a lo que le comento, que con otras palabras y con otras expresiones, se resumiría con que se acerca uno a la Catedral que están construyendo y le formula la misma pregunta a tres personas que allí estaban haciendo el mismo trabajo: -oye ¿y tú qué estás haciendo? – Y uno le responde -pues yo estoy aquí, amasando para poner un bloques y tal…- Se acerca a otro y le formula la misma pregunta, a la que obtiene de respuesta otra pregunta -¿pues no lo ves? Levantando una pared.- Se acerca al tercero y tras volver a realizar la misma pregunta se le dirige también con otra nueva pregunta -¿pues no lo ves? Estoy construyendo una Catedral.-

“Yo vendo formación o producción en podcast con el mismo amor que vendía un saco de yeso retardado”

Es un poco eso, yo soy un amante de las construcciones y desde siempre he sido como el típico jubilado que se sienta a inspeccionar obras, o que se quedan de pie, con los brazos hacia atrás, viendo ahí como suben el material con la grúa. Me encanta ver esas obras emblemáticas como estadios de fútbol, con esa cantidad de materiales, y cómo se va elevando esa grandiosa construcción. El BIM para mí es flipante, porque puedes ver en diferentes capas esa grandiosidad que tiene la construcción. Para mí hay tres trabajos muy importantes en este mundo. Uno sería el ser juez, porque reparte o imparte justicia, otro el ser médico, porque reparte salud, y el tercero sería todo el que trabaja en la construcción, porque está colaborando en la creación de espacios de vida. Desde una plaza, que no es vertical, hasta un rascacielos, todo tiene esa capacidad de seducción y de gran creación para mí. Cuando llegaba a una obra y me ponía el casco, con la excusa de ser el proveedor de lo que en ese momento podía allí estar comercializando, el acceder a esas escaleras sin terminar y subir y ver cómo era el alma de esa construcción, eso es de las vivencias que más me gustaba tener y que más me acercaba a lo que estábamos haciendo entre todos.

“…la felicidad es desear estar en el lugar que estás, con la gente que estás y haciendo lo que estás haciendo”

Si me dijeran con qué espacio de este sector de la construcción te quedarías, siempre la respuesta sería con la venta. Si tuviera que pensar en volver atrás creo que hay muy poquitas cosas que cambiaría o hubiera hecho de diferente forma. Comencé con una mala experiencia que me hizo llegar posteriormente a Uralita, y llegar a esta gran empresa me posibilitó tener la oportunidad de seguir moviéndome por este mismo sector. Me quedo con la venta y con el prisma de hacerlo desde el mundo del Fabricante, no con la venta de cualquier cosa. Me quedo con ir a la cantera, con ver cómo se obtienen piedras de yeso tras la explosión, como se calcinan en dos tipos de hornos distintos, como se mezcla eso con la perlita, ese proceso en el que el fabricante deshidrata un producto y lo envasa y como el Instalador, el último eslabón de la cadena, el yesero con su aplicación, le devolvía el agua nuevamente a ese producto y conseguía darle forma. Me quedo con el verse uno dentro de todo ese proceso, de coger una piedra, le quitamos el agua, y luego el yesero se la devuelve acabando con una forma distinta y de nuevo con consistencia. O lo mismo en el apartado de un fabricante de herramientas o de maquinaria, o de la perfilería, donde también yo he trabajado. Tendría que destacar que para mí la construcción ha sido el mundo de los materiales para la construcción. El génesis de todo son esos materiales y el venderlos me ha permitido conocer al Promotor, al Constructor, a otros Fabricantes, al Distribuidor, al Instalador final, y hasta al mismo transportista que se tenía que quedar parado porque el disco no le daba más y estaban esperando en la obra a que llegase… no cambiaría nada y me sigo quedando con esa parcela de trabajo.
Yo vendo formación o producción en podcast con el mismo amor que vendía un saco de yeso retardado. O te crees lo que ofreces a la gente o eres un sin vergüenza o muy poco honesto con ellos.
En cuanto a qué me gustaría llegar a dedicarme o aspirar laboralmente, yo creo que la felicidad es desear estar en el lugar que estás, con la gente que estás y haciendo lo que estás haciendo. Y mi futuro lo veo haciendo lo mismo que estoy haciendo a día de hoy. No estar centrado en un mismo proyecto, que me permitan esos trabajos además que parte del desarrollo que realice y lo que aprenda de cada uno, me sirva también para enriquecer y seguir creciendo en otros. Es una forma de poder seguir trabajando en lo que me gusta pero con diferentes ritmos y entornos, que no creen una rutina de monotonía en mi trabajo y que siempre te puedan crear nuevas expectativas.

REVISTA-AD'IP-N.º51-ENTREVISTA-SANTOS-GARRIDO-10

-Además de agradecerle este espacio compartido de su vida y experiencia, y el poder contar con usted compartiendo nuevos proyectos ¿Qué le gustaría que quedara como resumen de esta Entrevista y que se pudiera destacar de usted como profesional en general y concretamente de la comunicación?
-Yo podría haber pulido mucho mi parte comunicativa, pero no he querido hacerlo porque quiero que mi forma de comunicar sea vista como transparente, natural y genuina. Eso es para mí la comunicación. Creo además que la comunicación es el vehículo más importante que ha tenido la humanidad y que lo sigue teniendo. Las sociedades con una mala comunicación son las que peor funcionan, las mismas Asociaciones con peor comunicación son las que peor funcionan.

“…al mismo tiempo que vendo me entretengo, pues al mismo tiempo que aprenden conmigo también puedo decir que se entretienen”

Luego, y por otra parte, creo que se podría destacar de mí que la construcción es, de todos los sectores en los que he podido moverme, el sector que más me ha marcado y en el que he tenido la suerte, directa o indirectamente de no llegar a abandonarlo desde que llegué a él. Me considero un tipo con suerte, porque llevo mucho tiempo estando en el lugar donde quiero estar, haciendo lo que me gusta estar haciendo y relacionándome con gente que merece la pena. Quizá, el mejor de los halagos que me pueden dar es decir de mí que Santos es especial, es honesto, trabajador, simpático y buena persona. Combinar la parte de comunicación, o quizá diría mejor mi pasión por la comunicación, por el marketing, por lo digital, con ser una voz reconocida de temas de podcast, para mí es algo ya bastante ilusionante, porque me demuestra que estoy haciendo bien el trabajo. Hay muchísima mejor gente en estos campos en España, con muchos más seguidores, pero yo me quedo con la gente que me sigue, que quiere estar conmigo, que quiere trabajar conmigo y le gusta mi forma de trabajar. Igual que puedo decir que al mismo tiempo que vendo me entretengo, pues al mismo tiempo que aprenden conmigo también puedo decir que se entretienen. Las reuniones de trabajo conmigo nunca son reuniones aburridas, no hay una reunión igual que la otra, soy una tormenta de ideas las 24 horas del día. Hay noches que me despierto y tomo notas en el móvil porque he soñado algo que me ha parecido una excelente idea, y luego me despierto por la mañana y resulta que lo he soñado, que todo lo había apuntado en el mismo sueño. Y sobre todo espero que la vida me dé mucha salud, que después de la experiencia que viví con mi madre me di cuenta profundamente de lo que eso significa, del valor que tiene y lo fácil que puede llegar a ser que deje de estar. Hay una frase de Stephen Covey “Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante”. No es ganar más ni ganar menos. Y si encima te levantas cada mañana y estás haciendo lo que más feliz te hace y te ganas la vida con eso…
Me preguntan en las entrevistas que me hacen ¿y cómo te ves de aquí a cinco años? Mi respuesta es siempre la misma: Por favor, como hoy.

Fuente: REVISTA AD’IP N.º51 – Sección Actualidad – Entrevista realizada y dirigida por Jesús M.ª Sánchez Traverso – Secretario General de AD’IP Asociación Española.






Artículos relacionados

spot_img

últimos artículos